LA BIODIVERSIDAD, FUENTE DE VIDA

"La teoría orgánica puede resumirse como la observancia de las seis leyes siguientes: primera, el horticultor debe trabajar con la naturaleza y no en contra de ella; segunda, la naturaleza es diversa y por tanto el horticultor debe practicar la diversidad; tercera, debe criar otras formas de vida - animal o vegetal- en medios los más parecidos posibles al que les sea natural; cuarta, debe devolver al suelo tanto, o casi tanto, como le ha quitado; quinta, debe alimentar al suelo y no a las plantas; y sexta, debe estudiar la naturaleza como un todo y no como una parte aislada".


John Seymour

viernes, 22 de junio de 2012

ES TIEMPO DE COGER HIGOS... Y DE COMERCIALIZARLOS

En la segunda quincena de junio, ya en San Luis, es raro que no se haya empezado a cosechar los higos de San Antonio, los más precoces de todas las variedades que existen en nuestra zona. Por tanto, es tiempo de coger higos.
Higo de San Antonio
Ya el año pasado por estas fechas escribía una entrada hablando sobre la higuera y sus frutos, los higos (http://elingeniero-y-elabuelo.blogspot.com.es/2011/07/apuntes-sobre-la-higuera-revitalizar.html). Entre otras cosas decía que en el entorno de Barcarrota en el que no destacan otras producciones agrícolas, pero sí hay una importante superficie dedicada al higueral, era necesario revitalizar y fomentar el higo. Hablaba de una serie de limitaciones, entre ellas: la temporalidad, la escasez y falta de constancia en la oferta y la falta de cooperativismo.
Ayer, para comprobar in situ la recolección de higos para comercializarlos (que no para autoconsumo), y aprovechando la cosecha de los primeros higos, los de San Antonio, me puse el mono de trabajo y fui a echarle una mano a un agricultor y ganadero de Barcarrota, Antonio López.
Voy a contaros la dinámica de la cosecha de este cotizado fruto: la tarea empieza en cuanto se ve, a eso de las 6.30-6.35 de la mañana. Escaleras, cubas, cajas de fruta, guantes y poco más para coger y preparar los higos.
El trabajo se reparte, unos cogen higos manualmente, otros llevan las cubas llenas y las reponen con vacías, y otros, en este caso mujeres, se dedican a seleccionar y colocar los higos en las cajas de la fruta.
En un brazo la cuba y con las dos manos cogiendo higos. Cuando la cuba se va llenando el brazo se resiente y, además, los higos no soportan mucho peso sin aplastarse, por lo que hay que vaciarla.

El que va de un lado para otro con cubas llenas y vacías se encuentra con la dificultad del terreno arado, que parece ser beneficioso para una mejor producción. También es importante, en este sentido, que las higueras estén bien podadas, lo que regula la producción, da higos de mayor calidad y tamaño y facilita la cosecha manual.
Se llevan las cubas donde las mujeres preparan las cajas colocando y desechando los higos y se van introduciendo en el coche. Las cajas son las típicas de madera de chopo, y para proteger los higos del rozamiento contra las láminas de madera se pone un folio A3.
Una vez lleno el coche, se transporta a la nave de la “Benéfica”, en la plaza Francisca Sosa, donde todos los agricultores van llevando su cosecha. El transporte hay que hacerlo con precaución para evitar baches, de manera que los higos se mantengan en el mejor estado posible.
Ya en la nave se van acarreando cajas del coche a la misma. Allí, un comercializador de Ávila, recoge los higos para llevarlos a los mercados de España: Bilbao, Barcelona, A Coruña, Madrid,…
Los mercados se abastecen con los higos de dos días seguidos de recolección, de manera que la cosecha ocurre durante dos días, se descansan otros dos y se vuelven a coger dos días.
Tengo que destacar que al llegar a la nave me llevé una buena sorpresa, gran número de agricultores estaban allí llevando los higos que habían estado cogiendo esa mañana. Este número importante de personas que dedican un esfuerzo a una producción temporal de nuestra tierra, pueda deberse a la situación de paro, pero en mi opinión, sobre todo, gracias a personas como Antonio López, que están tratando de dar impulso a esta producción.
Me comentaba el propio Antonio, que el año pasado solo había 10 agricultores que cogieron higos para vender; este año eran 50.
¿Puede ser este el inicio de una actividad que pueda dar lugar a una cooperativa? No lo sé, pero al menos esto puede servir de impulso.

José Manuel

No hay comentarios:

Publicar un comentario